Tocó fondo y salió a flote

Era un don nadie.

No tenía ambición y perdió el entusiasmo. Comprendió muy pronto que no era un genio, que era del montón. Enseguida descubrió la insensatez de lo humano y tuvo que aferrarse a su sentido común para no enloquecer. Denostó el sistema por sistema, se hizo lumpen y dejó pasar la vida. Apostató confundido y abrazó el vacío sin horror. Estableció códigos de conducta y límites mortificadoramente franqueables.

Intentó ser opaco y fracasó. Cedió y, acomodándose, descubrió una forma indolora de vida sin confrontación. Inquirió calladamente para alimentar su ser y descubrió la bondad de la sorpresa y deseó sorprenderse de continuo. Fracasó también y, sorprendido, aceptó que la felicidad, la sucesión de instantes felices, se basaba en cierta medida en la capacidad de sorprenderse momentáneamente y de ello hizo su credo.

Su mayor sorpresa fue el amor. Semivivo, medio dopado y despierto solo a medias, le sorprendió el amor.

cute-old-cuoples-10

Independiente al máximo, su precaria estabilidad trastabilló por un ángel repentino que ofuscó su juicio e hizo añicos sus defensas. Laboriosamente recompuso su credo y fue obligado por él mismo a aferrarse a esa balsa que inequívocamente le llevaría al fin de sus días. Supo sin duda alguna que aquel futuro era el suyo y sin acertar jamás a explicárselo se sentenció a el.

Nunca se arrepintió.

Michel

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s